martes, mayo 21, 2024

Top 5 Semana

Noticias

La Plaza Grande” de Mérida, en la Mérida que se nos fue…

Por Sergio Grosjean

La popularmente conocida plaza grande, hoy es motivo de discrepancias, ya que hace poco más de diez años, durante el desastroso ayuntamiento que dirigía Angélica Araujo Lara, se le invirtieron supuestamente 100 millones en su restauración en manos de uno de los testaferros de la entonces gobernadora priista Ivonne Ortega (hoy en MOVIMIENTO CIUDADADNO) al ex presidente del PRI (y ahora en MORENA) Francisco Torres Rivas, alias panchito . Hoy, el gobernador le mete velocidad al llamado «año de hidalgo» y anuncia que se gastarán 137.5 millones de pesos al mismo sitio.

A muchos nos preocupa, ya que a este gobernador le fascina el concreto, posiblemente derivado de lo que parecería ser su deporte favorito que es matar arboles. Sería terrible que continuara con esta dinámica en nuestra plaza principal en la que hay decenas de preciosos árboles frondosos. En este dispendio se ha anunciado la construcción de una fuente, de la que no podría estar en contra, ya que llevo varios lustros proponiéndola.

Y digo que me preocupa porque todas las obras que se han realizado en Mérida en el centro histórico carecen del más elemental sentido común, ya que han destruido en todo lo posible el paisaje vernáculo que existía hasta hace uno año. Hemos hablado del asunto por lo que me detendré en el tema en cuestión, ya que para invertirle dinero a un proyecto tan importante hay que leer un poco de historia, pero las imágenes que vi de la fuente saltarina que pretenden hacer es de lo más inapropiado e incluso pasado de moda ( a excepción de las plazas comerciales que en eso parece que quieren convertir el centro histórico )si es a eso le apuesta el gobernador y sus asesores.

Por cierto, y hablando del tema, la calle 60, a pesar que la abrieron hace un par de semanas, ya comienza a tener hundimientos por la pésima compactación que hicieron y en menos de 6 meses comenzarán a romperse los adocretos que pusieron. Ya verán…

Pero vayamos a un poquito de historia. Francisco de Montejo la llamó “Plaza de las Armas”, a la que posteriormente se le cambió de nombre por el de “Plaza de la Constitución”, en distinción a la promulgación de la Constitución de Cádiz en 1812, nombre que llevó hasta 1821 cuando se le denominó “Plaza de la Independencia” tal y como se le nombra de manera oficial en el presente. Se dice que hubo en el sitio una placa que donó doña María Roo, Madre del ilustre Andrés Quintana Roo, hecha en letras de oro, y esto sucedió cuando se le impuso el segundo nombre, y en caso de ser cierta esa nota, no sabemos quién, cuándo y dónde concluyó su destino.

Este espacio ha tenido varias transformaciones a lo largo de los siglos, ya que en el centro de esta plaza existió una fuente – como veremos más adelante- un quiosco que por una u otra razón fue retirado, y hoy, solo un modesto, por no decir sombrío asta bandera, que utilizaban hasta hace dos días que comenzaron con las obras unos gritones apoderados de un megáfono en el que anunciaban “el fin del mundo”.

Considero necesario renovar esta plaza, y una sugerencia, como en ocasiones anteriores lo he hecho, es que se podría construir una monumental fuente, ya que sería una obra que podrían ejecutar con maestría artesanos locales y con materiales de nuestra región. Además, sería una excelente forma de promover las virtudes nuestros maestros canteros. Esa es una opción, ya que la otra parte del interesante hallazgo que hizo la la historiadora Carmen Marín durante el proyecto “EL gran libro de Yucatán” en el que ubicó un interesante dato en un diario publicado en 1872, en el que cita textualmente.

“En la plaza de armas, una fuente que se provee de agua con la fuerza de un vapor. Bancas de fierro colocadas en las calles centrales de la plaza.…..”

Sin embargo y a diferencia del presente, no solo la plaza grande llegó a poseer una fuente, ya que también además del parque de Santa Lucía, el conocido parque “Hidalgo” -oficialmente “Cepeda Peraza”-, también tuvo una bella fuente que importaron de Europa antes que se erigiera el monumento del general Manuel Cepeda Peraza.

No sabemos la fecha en la que esta fuente es retirada de la “plaza grande”, y su lugar lo ocupa un quiosco que se desmantela entre los años de 1916 y 1917 por considerarse antiestético, planeando en su lugar instalar una imponente y monumental fuente. Pero como no hubo dinero, se pospuso el proyecto, y concluyó prácticamente como actualmente lo vemos.

Otra de las afectaciones que ha tenido la plaza desde el punto de vista estético es que en el año de 1904 el ayuntamiento eliminó la bella verja que rodeaba el parque, misma que se presume fue construida con el metal de las armas que se fundieron durante la guerra de castas.

Finalmente, la fuente citada y llamada “La Negrita”, se ubicó en el epicentro de la plaza, y me pregunto ¿Porqué no regresarla a su lugar en vez de construir algo que no tiene absolutamente nada que ver con el paisaje visual vernáculo de nuestra «Plaza grande» según el render que se presentó? Y no es una contradicción lo que cito y aclaro, ya que mencioné que sería bueno construir una fuente en el sitio pero eso fue antes del año de 2017, pero luego de encontrar el dato en esa fecha de la fuente que allá se ubicó y hoy se encuentra en el parque de “San Juan”, me pregunto porqué no regresarla al sitio en cuestión. Necesitamos algo que nos identifique, no lo que hay en todas partes como es lo que pretenden.

Para eso sirve la historia y para eso trabajamos los historiadores, no solo estamos de adorno. Ojalá y el que manda en las obras lo considere, eso hablaría bien de su persona. Sergio Grosjean Abimerhi 20 de abril de 2024

P.D. si alguien tiene el RENDER pues no lo encuentro le agradecería nos lo comparta por favor.

Populares