miércoles, mayo 22, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Marko Cortés rompe con Alito, pero Va por México depende del PRI en el Senado

Marko Cortés, presidente nacional del PAN, dio por terminada su relación con Alejandro Moreno Cárdenas, líder del PRI, pero dijo que el futuro de la alianza Va por México dependerá de la actuación del grupo tricolor en el Senado de la República.

Al acudir a Durango a la toma de posesión de Esteban Villegas como gobernador y tras la aprobación en la Cámara de Diputados de la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública hasta 2028 propuesta por una diputada priista, Cortés marcó su distancia de Moreno Cárdenas, a quien ni siquiera saludó (misma actitud que adoptó Jesús Zambrano, dirigente nacional perredista).

El líder blanquiazul dijo sobre al asunto: “Hemos dicho con claridad que ya no habrá relación porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”.

Sin embargo, Cortés no ha descartado todavía la posibilidad de que se mantenga la coalición Va por México, ya que tiene esperanzas de que la reforma constitucional militarista recientemente aprobada en la Cámara de Diputados sea detenida en el Senado de la República, donde el líder del grupo parlamentario del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, adelantó que votarían en contra, por lo cual la mayoría oficialista no alacanzaría la mayoría calificada.

Por ello, Cortés dijo: “Estaremos observantes de cómo actúan los legisladores en el Senado de la República. Nosotros confiaríamos en que ahí se va a corregir la plana y, de esa manera, se evitará hacerle daño a nuestro país. Esperamos que sean consistentes con lo que han dicho hasta ahorita de que van a votar en contra, y a partir de ahí, yo convocaré a los órganos del partido para, en su momento, tomar una definición”.

Por su parte, Zambrano, en entrevista con Azucena Uresti, afirmó que no se sentará ni en privado ni en público con Moreno Cárdenas: “No tiene caso sentarse con alguien que incumple los acuerdos, que los pisotea, pues en los hechos traiciona los acuerdos que se firmaron”.

Pero también señaló que el PRI “no es Alito, no son los diputados que, lamentable y vergonzosamente han votado a favor de este militarismo en el país”, pero que “hay un hilo que no es tan débil que está en el Senado. La alianza la salvarían los senadores y tendríamos que sentarnos a ver y revalorar qué es lo que podría seguir, y con qué interlocutores del PRI podría darse”.

Populares