domingo, mayo 19, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Un torrente de mujeres salió a exigir justicia en la Ciudad de México

Miles y miles de mujeres volvieron a unirse para salir a las calles a reclamar sus derechos, a exigir justicia y a combatir la violencia y la discriminación que diariamente se practican contra ellas en todos los ámbitos. Imposible no escucharlas, aunque el presidente López Obrador se fortificó con vallas metálicas, volvió a dejar el Zócalo sin bandera y, por un momento, hasta sin luz.

En la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, fueron convocadas diversas marchas no para celebrar, sino para protestar por la enorme deuda social que se mantiene con las mujeres. Desde la mañana ya se reportaban grupo de mujeres que se reunían para marchar, y desde el mediodía algunas fueron hasta el Monumento a la Revolución, mientras que otras citaron en la Glorieta de las Mujeres que Luchan, lugares desde los que partieron para dirigirse a la Plaza de la Constitución.

En las primeras horas de la tarde llegó al Zócalo un grupo de madres de mujeres desaparecidas (“¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!”) y asesinadas que mostraban mantas y pancartas con las imágenes de sus familiares y, en algunos casos, de sus presuntos agresores.

Por supuesto, también se reunieron y desplegaron los cuerpos de seguridad por los caminos que desembocarían en la plancha central del país.

La marcha principal, un torrente femenino, avanzó por Paseo de la Reforma y después por la avenida Juárez hacia el Zócalo, entre consignas que exigían detener los feminicidios y que se haga justicia para diversas mujeres y para todas las que han sufrido todo tipo de agresiones: “¡Ni una más!”, era el reclamo generalizado, y también se clamaba por la caída del patriarcado.

La gran marcha avanzó por Paseo de la Reforma y avenida Juárez hasta el Zócalo, que lució lleno hacia el final del atardecer, aunque los últimos contingentes entraron cerca de las 19:30 horas. Así, la Plaza de la Constitución fue ataviada de morado por miles y miles de mujeres que exigen de manera contundente sus derechos.

Cuartoscuro

Entre los primeros grupos que llegaron al Zócalo destacaron dos: los que colocaron en el edificio donde se encuentran oficinas del Congreso local una gran lona que decía “¡Fuera aborto del Código Penal!”, mientras que otro, integrado por encapuchadas, se acercó al muro metálico para intentar derribar las vallas metálicas.

También hubo denuncias de abusos de las autoridades. Así, en el atardecer la senadora panista Kenia López Rabadán, mediante un video, denunció que desde detrás de los muros metálicos se estaba lanzando gas pimienta.

Después, Marcela Figueroa, subsecretaria de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, dijo que las policías sólo portaban su equipo de protección y extintores con “un polvo químico seco”.

Prácticamente al cierre de la manifestación en el Zócalo fueron apagadas las luces, lo que dejó en tinieblas la plaza; asimismo, en esta ocasión en el asta respectiva tampoco estuvo la bandera nacional.

Por la noche las secretarías de Gobierno y de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México reportaron que la manifestación de las mujeres “fue mayoritariamente pacífica y se ejercieron los derechos y las libertades de los 90 mil participantes” (cuando son espectáculos del gobierno capitalino, en el mismo espacio esa cifra se multiplica casi por tres).

Sin embargo, el comunicado oficial también destaca que hubo un grupo de personas con el rostro cubierto “utilizó artefactos explosivos, palos y otros objetos peligrosos para romper vidrios y generar disturbios”. También 37 personas recibieron atención médica y 24 mujeres policía, y cuatro llevadas al hospital por lesiones no graves.

etcetera,com.nx

Populares