Zaldívar: duda sobre votos en la Corte, estrategia de mentiras para el electorado de un periódico

0
192

Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), negó que haya habido un mal conteo de los votos en la sesión dedicada a la Ley de la Industria Eléctrica, y a quienes han hecho ese señalamiento los acusó de seguir una estrategia de mentiras para su electorado, que le atribuyó a un periódico.

 

Al principio de su conferencia de prensa mensual, el segundo tema al que se refirió Zaldívar fue al de las dudas sobre la forma de contar los votos en la sesión mencionada. Tras explicar la metodología usada aquel día, por apartados, y los votos diferenciados de los ministros Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Juan Luis González Alcántara Carrancá, dijo que preguntó acerca de la invalidez, y este último “no dijo nada” e incluso que votó por la validez. Y el Pleno aceptó que no había los ocho votos para dictar la inconstitucionalidad.

 

Contó que durante la sesión, “con la anuencia del pleno (y todo está grabado), yo propongo que sean los ministros que están en esa situación quienes determinen el sentido de su voto. Y siete veces, siete veces pregunto a los ministros cuál es el sentido de su voto. Siete veces en sesión pública televisada. Y al final les digo: no es por apartados; de esto depende que se invalide la ley o se desestime la acción, por eso es muy importante que establezcan cuál es el sentido de su voto. Y el ministro González Alcántara dice: ‘Por la validez’. En ese momento yo consulto al pleno si no tienen inconveniente, parece que no hay 8 votos, y en ese momento si el voto hubiera sido mal recibido, malinterpretado, el ministro González Alcántara, en ese momento, tuvo que haber dicho: ‘Mi voto es por la invalidez’. Y no dijo nada”.

 

Así, el pleno asumió que no había los ocho votos, por lo que se pasó a los puntos resolutivos en los que se desestimó la acción de inconstitucionalidad, los que fueron votados por unanimidad. En ese momento, dijo Zaldívar, “pudo el ministro González Alcántara aclarar, si fuera el caso, que su voto había sido mal contado y que era por la invalidez. Pero nunca expresó que su voto era por la invalidez. Se le pregunto, sin contar apartados, cómo se computada su voto, y dijo: ‘Por la validez’”.

 

Dijo que le parece una falta de respeto a la inteligencia de ministras y ministros “pensar que el presidente de la Corte puede simplemente decidir el sentido de los votos, cambiar ocho votos en siete, y todos los 10 ministros y ministras simplemente están en la baba o están ausentes, o no tienen inteligencia o no tienen carácter para decir: son ocho votos. Quienes me quieren denostar que conté mal los votos, a quien están denigrando es a los ministros y ministras. Ora resulta que soy alquimista y que convierto ocho votos en siete. No: allí está la grabación. Seis horas de sesión, allí está cómo votó cada quien”. Y afirmó que muchos no vieron el final de la grabación porque “como que ya no les convino”.

 

Agregó que “yo sólo soy responsable de mis votos; cada ministro y ministra es responsable de sus votos. Yo no soy niñera de nadie, y yo no soy responsable de cómo votan mis compañeras y compañeros. Cada quien vota de acuerdo a su convicción, y espero que lo hagan con libertad y con independencia”.

 

Dijo que tuvieron sesiones privadas para revisar el acta, y fue otro momento para que el ministro González Alcántara pidiera una corrección del conteo de su voto, pero no dijo nada y el acta se aprobó por unanimidad. Así, el “asunto es cosa juzgada”.

 

Y pasó a la ofensiva y hasta habló de un electorado y un medio sin mayor claridad: “Esa es la verdad. Todo lo demás no son sino esfuerzos para denostar y desprestigiar con mentiras, porque creo que hay quien piensa que la estrategia es mentir, mentir, mentir y mentir, y al fin y al cabo después de tanto repetir las mentiras pues en algún sector de su electorado (porque le hablan a un electorado), que es un periódico, va a quedar esa idea de la mentira”.

 

Arremetió contra articulistas y abogados que con adjetivos suplen sufragios, según Zaldívar: “Estamos llegando a un momento donde cierto grupo, cierto sector de la comentocracia, de la academia, de ciertos grupos pretenden apropiarse del sentido único de la Constitución: la Constitución es lo que ellos dicen, y parten del supuesto (obviamente, con interés político) de que todo lo que hace el gobierno y el partido en el poder es inconstitucional, de entrada, y cualquiera que vote porque esa ley o ese acto es constitucional, en ese momento deja de ser independiente y merece todos los calificativos habidos y por haber, y si son insultos les da más gusto porque parece que el debate, quieren suplir con insultos lo que no tienen en votos”.

 

Continuó su ataque: “Hay algunos académicos que, como académicos, son muy buenos tuiteros. No dejan de ser unos mediocres, interesados y faltos de ética, de la mínima ética que exige estar de acuerdo sobre el mismo piso de los hechos. Después los podemos interpretar distinto y podemos pensar distinto, pero lo que no se vale es tratar de engañar a la opinión pública y mentir para tratar de deslegitimar a cierta parte de la Corte”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here