En estado agonico y en sus peores momentos La Voz de los Mayas cumple 40 años

0
1075

Este 29 de noviembre, XEPET cumple 40 años, a pesar de las carencias en que trabaja, sigue siendo un medio de comunicación para el pueblo maya.

Peto, Yucatán, México a 28 de noviembre de 2022.

“Táan wu’uyik XEPET U chikul u t’aan mayao’ob’ (Estás escuchando la voz de los mayas) se escuchó en los equipos de la radio en cientos de comunidades mayas que sintonizan este poderoso medio de comunicación peninsular que comunica al pueblo maya hace 40 años.

Fue la noche del sábado 26 de noviembre. Poco más de 2,000 personas estuvieron presentes en la vaquería tradicional celebrada en Peto, como parte de la celebración del 40 cumpleaños de esa radio. Más de 2,000 jaraneros y jaraneras, al compás de las orquestas “Noh Beh” de Hecelchakán y “Continental” de Tzucacab.

Inédito observar a tantos niños y jóvenes refrendando su compromiso con la radio que los acompaña en sus comunidades y los alienta al desarrollo de esos valores que permiten la reproducción de la reconocida cultura maya.

Con sus atuendos de esta región maya, niños y adolescentes se apersonaron en las instalaciones de la radio. Al ritmo de la danza de la Cabeza del cochino, poco después de las 7 de la noche inició la vaquería, con el recorrido tradicional de los jaraneros llevando consigo al “Torito” y la cabeza de cochino.

La alegría de los presentes y los voladores se escucharon por todo el pueblo. La señal intermitente del internet intentó bloquear la transmisión, pero el mensaje de los yuuntsilo’ob, fue clara. La noche cálida, con cielo despejado, permitió que cientos de jóvenes y no muchos adultos mayores, arribaran a la cabecera municipal de Peto, para sumarse al evento de aniversario.

Hace 3 años, cuando esta radio celebró sus 37 años, estuvo acompañado por Estela Uh, Felipe Tapia Chablé (+), entre otros consejeros, y cuyas voces se dejaban escuchar en aquella transmisión histórica, ahora, después del Covid-19, dejó profundos cambios en nuestras vidas y nos marcó para siempre.

En esta noche se notó la ausencia de esa voz vibrante y cálida de Tapia Chablé, quien fue querido por miles de radioescuchas, por sus consejos y sus experiencias de la vida como migrante y como petuleño, lamentablemente murió trabajando en los temas sociales a consecuencia del mortal virus.

El sábado, ante una señal intermitente de internet, en acciones dignas de elogiarse, a que sumen en estos momentos de la transmisión, los extrabajadores de la radio Estela Uh relató los pormenores de la caravana, con Gonzalo Uc desde los controles técnicos de la radio. Así, en los momentos de interrupción de la señal, la magia radiofónica se hace patente, se leyeron las cartas y se musicalizó como si estuviera “En Vivo” mientras la señal se reestablecía.

Independiente del Covid, Xepet pasa por sus peores momentos como medio de comunicación desde poco antes del año 2000, debido a las políticas de austeridad de los gobiernos en turno, de poco más de 26 técnicos profesionales mayas y expertos en comunicación al iniciar su transmisión un 29 de noviembre de 1982, ahora solo le quedan menos de 6 en servicio, pero aún mantiene un servicio muy activo al pueblo maya.

El equipo humano con que sobrevive tiene amplia experiencia en la radiocomunicación. Se formaron con la experiencia y del trabajo directo con las comunidades mayas, cada uno de ellos conoce los pormenores de su cultura, sus valores y el idioma.

En los últimos 3 años, a los pocos que se quedaron se “les eliminaron las pocas prestaciones con que cuentan” por ser catalogados de “confianza”. Pero lo peor, los equipos con que trabajan tienen más de 14 años de antigüedad, muchos son obsoletos y “parchados” y cada vez tienen muchas dificultades para salir al aire.

Si bien la aparente modernización del transmisor en la banda de FM –y que se sumó al otro que lo hacía en AM–, trajo consigo algunas alegrías porque había dos alternativas para escuchar la radio, poco duró el gusto: ahora solo queda el de FM.

El castigo presupuestal a las radios indígenas afecta a quienes siempre han trabajado a pesar de esos salarios raquíticos; ellos han entregado más de 20 años en ser profesionales en comunicación al servicio de sus comunidades.

Y es que el trabajo en radio “no es solo sentarse y replicar la transmisión de una barra de programación diseñada por las oficinas centrales del Instituto Nacional para los Pueblos Indígenas en cadena nacional” como señalan muchas voces, al observar como las radios de sus territorios se han convertido en “satélites” de programas que no le es de interés ni comunica la realidad de sus territorios.

Hace falta adquirir o dar mantenimiento a los equipos necesarios para que se mantenga una transmisión de calidad y de gran importancia para las comunidades indígenas en sus festivales, asesoría en la salud o la de comunicarles de esos temas de interés.

El recorte presupuestal afecta severamente las funciones sustantivas de las radios y que un día fue conceptualizado como “promover el libre desarrollo de los pueblos indígenas con acciones de comunicación”. En estos últimos años, otras radios del sistema, al igual que la XEPET, pasaron de mal en peor.

A pesar de esa falta de equipos y de las condiciones necesarias para hacer sus servicios comunitarios, los trabajadores de la radio, le siguen apostando al trabajo de frente a su comunidad ¿Cuántos meses o años durará esta situación?

Ante la falta de equipos necesarios para una transmisión de calidad y la falta de formación de recursos humanos, aderezados no solo por el amor a su cultura, sino al conocimiento técnico y especializado en medios, no solo se corre el riesgo de apagarse estos medios que le han dado esperanza a su auditorio, y a la réplica de la cultura en medio de graves crisis que han vivido en los últimos 40 años.

“Hay que estar y acompañarla, ella siempre está con nosotros en las buenas y en las malas” decían los milperos y milperas quienes vieron nacer a la XEPET, al celebrar sus XV años en 1997.

Ahora, este 29 de noviembre la XEPET, cumple sus 40 años, sin el vigor de aquella quinceañera. Es más, pareciera que se encuentra en estado agónico, debido al desinterés para apoyar estos medios públicos y que cumplen una tarea primordial: comunicar a los pueblos originarios.

A pesar del estado en que se encuentra la radio Xepet, su audiencia lo cobijó de nuevo, luego de poco más de 2 años sin actividades presenciales debido al COVID-19. De esa forma, sus radioescuchas, la acompañaron de nuevo en las calles para darle ese agradecimiento a su radio, que poco a poco se va quedando sin su valioso equipo humano de alto nivel.

De ese tamaño es lo que sucede en esta radio, que ha trabajado para el gran pueblo maya. Poco a poco se va quedando al “garete”, sin personal especializado en los temas de la radio, porque no es solo tener el micrófono y hablar, sino conocer lo que significa el ser comunicador de nuestros pueblos.

Los trabajadores de la radio XEPET han recibido capacitación de alto nivel. A pesar de los infortunios que enfrentan, quienes trabajan en sus micrófonos nos dejan claro en estos tiempos de crisis “Son comunicadores formados, con una alta dosis de formación cultural, conocedores de la situación en que se encuentren sus pueblos y diseñan programas para paliarlos en los ámbitos de la comunicación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here