Hacienda, el regaño; evitar el gasolinazo, cueste lo que cueste

0
78

La Secretaría de Hacienda lanzó el sábado dos comunicados donde, de manera detallada, explicó el problema en la frontera norte: ni había gasolina, y además, cuando había combustible, los estadunidenses llenaban su tanque y se regresaban a sus países con gasolina mexicana subsidiada.

Hacienda, con toda la razón del mundo, dejaba entrever el problema del subsidio generalizado. Si bien ayuda a la población con menores recursos, también llega a los ricos y hasta a los estadunidenses, que claramente no lo necesitan.

Con este razonamiento, Hacienda, el sábado, anunció el retiro del subsidio a la gasolina en las ciudades de la frontera norte del país.

Pero no pasaron ni 24 horas cuando conocimos otro comunicado donde Hacienda se retractaba totalmente de sus dos anteriores posicionamientos.

¿Qué sucedió? Que Palacio Nacional echó reversa a la decisión de Hacienda. El presidente López Obrador revisó y revirtió la decisión del secretario Rogelio Ramírez de la O. ¿La decisión de Ramírez de la O era mala? Claro que no, al contrario, era técnica, con razones económicas y privilegiaba los subsidios directos.

Sin embargo, el Presidente piensa distinto. Para López Obrador, el subsidio a la gasolina es un tema político, más que económico. López Obrador criticó fuertemente a Peña Nieto por haber aumentado el precio del combustible en el 2017 y un lema de su campaña fue evitar aumentos en los combustibles. Por eso el regaño vino desde Palacio Nacional.

Hacienda realiza el subsidio a la gasolina al dejar de cobrar el impuesto IEPS. Esta falta de cobro le va a costar al erario cerca de 300 mil millones de pesos este año. Es mucho dinero para un subsidio generalizado, que incluso favorece a los mexicanos más ricos y, en la frontera, a los estadunidenses.

Es cierto que otros países también subsidian la gasolina para evitar presiones inflacionarias, pero no en su totalidad, por lo costoso de la medida. Nosotros utilizaremos los ingresos de excedentes por exportaciones petroleras para poder contener los precios del combustible.

López Obrador quiere evitar un gasolinazo a toda costa, más cuando está a días de que su nombre esté en las boletas de revocación de mandato. Y le tuvo que enmendar la plana a Hacienda en un sexenio donde las decisiones son claramente políticas y, en temas hacendarios, muchas veces se toman en Palacio Nacional.

BIEN POR LA CORTE Y LA LEY DE AUSTERIDAD

Bien por la Corte. Bien porque se pone en la realidad. La Ley de Austeridad Republicana, del presidente López Obrador, fue publicada en noviembre de 2019. Y, después de dos años, la Corte la encuentra inconstitucional… y tiene razón. La Ley General de Responsabilidades Administrativas establecía que debía pasar un año para que un funcionario trabaje en el sector que reguló. En el año, la información privilegiada del exfuncionario suele caducar. Sin embargo, dejar diez años sin trabajar en tu sector era sencillamente poco creíble. La Corte lo entendió.


José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here