miércoles, febrero 21, 2024

Top 5 Semana

Noticias

La detención de migrantes en plazas, parques y autobuses viola fallo de la Corte

Las detenciones de extranjeros en tránsito por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) se llevan a cabo tanto durante revisiones en autobuses, en espacios públicos como cruceros y parques, en retenes y redadas e incluso bajo engaños, con la promesa de que a los detenidos les darán papeles, según testimonios.

Lo anterior, sin importar que desde mayo del año pasado la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucionales las revisiones migratorias fuera de los lugares destinados al tránsito internacional de personas.

Tanyia, dominicana, que en dos ocasiones ha sido detenida e ingresada en este tipo de centros, expresó que la peor experiencia fue en la estación migratoria de Villahermosa, Tabasco, en febrero pasado.

“Cuando te detienen, te tratan como si hubieras cometido un delito muy grave, hasta peor que a un animal”, dijo en entrevista al recordar cómo fue su proceso.

“Los de migración pararon el camión y se subieron a hacer una revisión. Nos pidieron documentos, y al no tener, nos detuvieron. A un venezolano y a un dominicano les pegaron, y a todos nos llevaron a la estación”, reveló.

En ese centro “nos quitaron todo: teléfonos, bolsas, las agujetas de los zapatos y a las mujeres nos metieron a un como galpón descubierto, lleno, donde dormíamos en literas”, comentó. Ahí “sólo había una reja grande que era la única puerta y estábamos bajo llave”. Mencionó que si bien les daban de comer tres veces al día, “tenía mal sabor”. La liberaron después de un par de días, con un papel para que dejara el país.

A Yurimar, venezolana, la detuvieron hace poco más de un mes junto con su esposo y dos hijos, mientras esperaban un autobús en La Ventosa, Oaxaca. Iban al pueblo de Santo Domingo. “Traíamos un permiso tramitado en Tapachula (Chiapas), pero los de migración, sólo nos dijeron ‘móntense’. Nosotros preguntábamos adónde nos llevaban y por qué, pero sólo se reían”.

En la estación, Yurimar fue testigo de cómo agentes “jalonearon a una chica venezolana y la maltrataron”. Ahí, donde estuvo por siete horas, no había separación entre hombres y mujeres, “estábamos encerrados y de comer nos trajeron zanahorias guisadas con arroz y un jugo. Eso fue todo”.

Pierre Mailleky, haitiano, también ha sido detenido en dos ocasiones. La última vez, en enero de 2020 en Tapachula, a pesar de ser solicitante de asilo.

En una conferencia realizada esta semana, contó que con engaños agentes del INM lo detuvieron. “Estaba en un parque ganándome la vida para mí y mi familia, cuando migración me comentó que me podía ayudar a tener papeles, así que fui con ellos, pero me agarraron, me encerraron (en la estación de Tapachula) y después de nueve días me pasaron a otra”, a la de Acayucan, Veracruz, para ser deportado.

Pierre volvió a México gracias a una recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Populares