jueves, mayo 23, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Maquillan la calle 60

Por Sergio Grosjean

Hace una semana denunciamos que las obras del llamado corredor turístico gastronómico no solo agreden el paisaje vernáculo del centro histórico de Mérida, sino que representan un inminente riesgo para lo peatones, ya que eliminaron el desnivel de las escarpas o aceras luego de estar presentes desde que se diseñaron exitosamente hace más de un siglo.

En su lugar, igualaron el nivel de la calle a las escarrpas e incrustaron bolardos o postes de baja altura para dividir a los peatones del autos, siendo que estos, además de ocupar un espacio, de ninguna manera detendrá el impacto de un vehículo.

Nuestra observación incluía la fractura de gran número de losas que se instalaron en las confluencia de las calles 60 con las perpendiculares que va desde la calle 61 hasta la 47, y de esta última, con dirección al parque de la plancha hasta la 48. De igual forma, en varias zonas los adoquines comienzan a hundirse por una ineficiente compactación de la base donde se asentaron.

A los pocos días, el gobierno del estado informó que se harían trabajos de corrección, porque los materiales utilizados no cumplieron con la calidad especificada y esto no impactaría en el presupuesto de al ser parte del programa de garantías. Hasta allá todo iba medio bien.

Sin embargo, ayer, en mi visita al centro, pude observar que efectivamente, están colando un nuevo y desabrido piso de concreto, pero sin la malla electrosaldada; elemento que comúnmente se utiliza en este tipo de trabajos.

Luego de consultar con especialistas, me informaron que existe una fibra que hace el trabajo de la malla, sin embargo, al ser una vía que tiene que soportar vehículos pesados, está última opción no era la óptima.

Sin ser ingeniero, veo muy delgada la placa de concreto que están colando en vez de las baldosas, y mi primera impresio, es como si lo estuvieran haciendo como para aguantar la inauguración. Dudo mucho que aguante.

Mientras tanto, desde hace un año tienen sumida a la calle 60 y las perpendiculares en un caos, y lo más triste, es que la calle 60 que demolieron, hecha en la época del entonces alcalde Xavier Abru,, eran mucho más bonita que la que están poniendo, además que se encontraba en perfecto estado de conservación. Como si el dinero sobrara y no hubiera necesidades vitales como rescatar los hospitales públicos que están para el rastro.

Ojalá y escuchemos la opinión de ingenieros con moral, principios y pantalones (por supuesto no de la CMIC) y no se queden callados como algunos amigos cobardes que son parte de esa cámara a quienes les pregunté varias veces su opinión y solo escuché un «mutis», como si adoraran o le tuvieran miedo al gobernador con licencia, o algún cuate suyo es el autor de tan lamentable obra.

P.D. A los panistas recalcitrantes, que entiendan que estas denuncias son por el bien de todos y sin fines políticos. No apoyo a la oposición o a los mismos con otra bandera. Soy apartidista y si pudieran perder todos en las elecciones sería feliz. Sobre todo por los que han traicionado a sus partidos y se han cambiado de bando porque no les dieron un hueso. Son nefastos, y si hay un idiota en el poder, es porque los que lo eligieron están bien representados decía bien Gandhi.

Populares