Qatar y el coronavirus

0
156

Qatar es una monarquía localizada en la península de Arabia. El país se asienta en la península de Qatar y tiene una frontera terrestre de 87 kilómetros con Arabia Saudita. Cuenta con una población de 2 795 484 habitantes. Con un producto interno bruto (PIB) de 303 596 billones de dólares, es la 62ª economía a nivel mundial y posee un ingreso per cápita de 113 675 dólares -medido en términos del poder adquisitivo. Qatar ocupa la 42ª posición en los índices de desarrollo humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con un desarrollo muy alto. Figura en el 29° lugar -en un listado de 141 países- en el índice de competitividad global del Foro Económico Mundial correspondiente a 2019. En el índice de libertad económica de la Fundación Heritage de 2022, Qatar se encuentra en la 44ª posición. En el índice de percepción de la corrupción de Transparency International de 2021, el país asiático se ubicó en el 31° lugar entre 180 naciones evaluadas, y está por encima de Corea del Sur, Portugal y España -ojo, estar en las primeras posiciones significa que el país tiene las mejores calificaciones y que la percepción de corrupción es baja. En el índice de paz global de 2022, Qatar está en el 23° lugar en un listado de 163 países. En el índice de seguridad en salud global de 2021 está en la 49ª posición entre 195 países.

Qatar tiene un territorio de 11 581 kilómetros cuadrados -equivalente a las dimensiones del estado de Querétaro-, por lo que su densidad demográfica es de 176 personas por kilómetro cuadrado. El territorio qatarí incluye diversos islotes entre los que destacan Halul, Shraou y Al-Assaht. Su costa tiene una extensión de 700 kilómetros. La capital del país es Doha donde reside el 88 por ciento de la población. Otras ciudades importantes incluyen Messaied (sureste) y los puertos de Ras Laffan, Al Khor y Al Wakrah.

Qatar tiene una monarquía hereditaria ostentada por la familia y herederos Al Thani. Las disputas internas entre la familia Al Thani han propiciado una notable inestabilidad en el país a lo largo del tiempo. Los gobernantes pertenecen a ese linaje y sólo los varones pueden heredar la titularidad. A la cabeza del gobierno se encuentra el Emir Tamim bin Hamad Al Thani y el Primer Ministro es Khaled bin Khalifa. Tras la reforma constitucional de 2003, se aprobó una división formal de poderes. El Emir es el jefe de Estado y comandante en jefe de las fuerzas armadas. El Emir y el Consejo de Ministros son depositarios del poder ejecutivo. Las elecciones más recientes tuvieron lugar el 2 de octubre de 2021, tras ser pospuestas en 2013 y 2016. En las elecciones los votantes eligieron a las dos terceras partes de la Asamblea Consultativa (Majlis ash Shura) en tanto 15 legisladores fueron designados por el Emir. Es importante destacar que la ley prevé que sólo las personas de origen qatarí son elegibles para votar y ser votadas, lo cual excluye a la gran mayoría de la población que se integra por inmigrantes. Asimismo, en el país no existen partidos políticos y los sindicatos están prohibidos.

El territorio es árido. Sólo el 0. 8 por ciento de la superficie contiene agua. En 1916, en el contexto de la primera guerra mundial, el jeque de Qatar negoció un tratado con el Imperio Británico que, si bien reservaba los asuntos de política exterior y defensa a Londres, otorgaba al territorio cierta autonomía. Fue a finales de la década de los años 30, ahora en el marco de la segunda guerra mundial, que comenzó la explotación de gas y petróleo. Sería hasta el 3 de septiembre de 1971 que terminaría esta vinculación con el Reino Unido, naciendo así Qatar a la independencia. El 18 de diciembre es el día nacional, sólo que esta fecha fue establecida en 1878. Es por ello que, en conmemoración del día nacional se llevará a cabo la final de la Copa del Mundo 2022 el próximo 18 de diciembre.

Gráfico 1

Qatar: crecimiento del PIB en el siglo XXI

Fuente: Banco Mundial.
La economía depende mayoritariamente del desarrollo industrial y de servicios vinculados a la explotación de los hidrocarburos. Qatar es el mayor productor de gas licuado y el tercero de gas natural en el planeta. La producción se exporta en un 75 por ciento a mercados extranjeros. Los principales destinos de las exportaciones qataríes son Corea del Sur (21. 5 por ciento); India (14. 5 por ciento); República Popular China (RP China, 14. 4 por ciento); y Japón (13. 9 por ciento). Gracias a sus combustibles fósiles, el producto interno bruto (PIB) de Qatar ha mostrado un crecimiento formidable en el presente siglo, como se observa en el gráfico 1, teniendo tasas de dos dígitos, superiores, incluso, a las de la RP China, en particular entre 2004 y 2011. Empero, de 2017 a la fecha se observa un estancamiento e incluso, decrecimiento -en 2020 y 2021 atribuible a la pandemia del SARSCoV2. Asimismo, las variaciones en los precios de los combustibles a nivel internacional son considerados responsables del aletargamiento que muestra la economía del pequeño emirato.

Gráfico 2

Fuente: Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz.
El país destina una proporción importante de su PIB a la esfera militar, si bien no proporciona información al respecto de manera continua. En los años 80, se observaron cifras de dos dígitos llegando, incluso, en 1985, a gastar la cuarta parte del PIB en el sector miliar. En el presente siglo se ha observado una tendencia a la baja, al menos entre 2002 y 2010. Para el período comprendido entre 2011 y 2020 el gobierno de Doha no proporcionó información, -y posiblemente ello se explica por su involucramiento en los conflictos de Libia y Siria, además de que amplió sus fuerzas armadas y renovó equipo militar- pero en 2021 reveló que gastaba el 4. 8 por ciento del PIB en lo militar, lo que representa un incremento del 434 por ciento respecto a 2010. Cabe destacar que Qatar ha tenido tensas relaciones con sus vecinos. Para 2022 el gasto en defensa nuevamente creció y se proyecta que el país buscará mejorar sus capacidades aéreas.

En junio de 2017, Egipto, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Libia y las Islas Maldivas, entre otros países, interrumpieron sus relaciones diplomáticas y económicas con Qatar por el apoyo y financiamiento a grupos terroristas de la región efectuado por Doha. Los Hermanos Musulmanes, considerados terroristas, al igual que el ex líder de Hamas, Khaled Mashal y el talibán, que ha tenido una representación en Qatar, son algunos ejemplos del rol que el pequeño emirato ha buscado desempeñar en la convulsa región apoyando o financiando sus actividades. Dado que ha tenido relaciones cordiales con Irán, ello le ha valido las críticas de sus vecinos de la península arábiga. Con todo, el pragmatismo se ha impuesto: sus vínculos estrechos con la RP China y con Turquía no han impedido las relaciones cordiales con Estados Unidos, quien mantiene una base aérea, la mayor de todo Medio Oriente (Al Udeid) en ese país y Washington ha designado al pequeño emirato socio principal no miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La creación de la cadena de televisión y ahora también de noticias en línea Al Jazeera en 1996 ha sido también causa de tensión con los vecinos y con Estados Unidos quienes han buscado censurar y contrarrestar las transmisiones de la corporación. Una de las condiciones puestas por los países que interrumpieron en 2017 las relaciones diplomáticas con Qatar para normalizarlas fue la desaparición de Al Jazeera. Con todo, este conglomerado ha permitido a Qatar el ejercicio de poder suave para abonar a una imagen más benigna a los ojos del mundo, no obstante la polémica que circunda al régimen político y a la situación en materia de derechos humanos en el país.

Gráfico 3

Qatar: pirámide demográfica

Fuente: Organización de las Naciones Unidas.
Con todo, las relaciones con Arabia Saudita y los países con los que se desarrolló esta crisis, empezaron a normalizarse a partir de enero de 2021. Sin ir más lejos, en la reciente inauguración de la Copa del Mundo, el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, estuvo presente, en un gesto de reconciliación entre ambos países. El gobierno de Riyad también dispuso apoyar a Qatar en todas las formas posibles para el buen éxito de la Copa del Mundo, incluyendo la recepción/tránsito de viajeros y puentes aéreos con el emirato.

Qatar también ha sido importante en la gestión de diversas crisis en sus inmediaciones, como, por ejemplo, la evacuación de miles de personas de Afganistán tras el regreso al poder del talibán. Se estima que un 40 por ciento de las personas evacuadas de Afganistán, transitaron por Qatar.

Situación demográfica y epidemiológica

Qatar tiene una población de 2 795 484 habitantes de los que el 82 por ciento son extranjeros. La inmigración en el país se acentuó en la década de los 80 y actualmente India posee la mayor cantidad de residentes en el emirato (700 000 indios), seguida de nacionales de Bangladesh (400 000), Nepal (400 000), Egipto (300 000), Filipinas (236 000), Pakistán (150 000), y Sri Lanka (140 000). Los qataríes ascienden a 333 000 personas, lo que equivale al 11 por ciento de la población total. Asimismo, hay otros países árabes cuyos connacionales tienen presencia en Qatar, especialmente en el sector público. Se estima en 453 795 la cantidad de personas, mayormente árabes, que residen en el emirato. El islam es la religión oficial del país y la población habla árabe y también se encuentra muy difundido el inglés.

Como se puede observar en el gráfico 3, la población qatarí es predominantemente masculina. Existen tres hombres por cada mujer en el país. Esto se explica por diversos factores, a saber:

por ser un país de inmigrantes para trabajar en sectores como el industrial, los hidrocarburos, la construcción, etcétera, se privilegia el ingreso de hombres sobre las mujeres, además de que aquellos salen de sus países dejando a sus familias en sus terruños a los que envían remesas;
Qatar es un país musulmán que, si bien ha desarrollado reformas, es muy conservador en lo que toca a las mujeres y también respecto a la homosexualidad;
el Ministerio del Interior privilegia a los hombres sobre las mujeres para el otorgamiento de visas de trabajo;
la escasa participación de las mujeres en la vida política del país no ayuda a su empoderamiento;
las disparidades educativas entre hombres y mujeres imperantes en el país -si bien ellas superan a los hombres en el porcentaje de culminación de estudios universitarios y tiene un alto nivel educativo respecto a féminas en otros países de la región, en tanto el 51 por ciento de ellas trabajan.
Las mujeres obtuvieron el derecho al sufragio en Qatar en 1997. Para los Juegos Olímpicos de 2012 que se celebraron en Londres, Qatar envió mujeres deportistas para competir. Con todo, en los históricos comicios de 2021, ninguna mujer fue electa. Las mujeres participaron en 14 de las 30 circunscripciones electorales, pero debido a la naturaleza tribal de la sociedad, se encontraban en desventaja al contender contra hombres pertenecientes a familias de las comunidades.

En la sociedad qatarí las mujeres son vulnerables, dado que dependen, para las decisiones más importantes en sus vidas, de la tutela masculina. Así, si desean contraer matrimonio requieren obtener el permiso de sus tutores masculinos; si desean estudiar en el extranjero o acceder al empleo también; ello aplica igualmente para recibir atención médica en salud reproductiva. La exposición de las mujeres a la violencia doméstica es amplia, toda vez que esta práctica no es considerada un delito en el país, por lo que no hay penas para aquellos hombres que la ejerzan.

Gráfico 4

Fuente: Banco Mundial.
A propósito de este tema se recuerda el caso de la joven mexicana de 27 años Paola Shietekat, quien habiendo logrado emplearse en Qatar para los preparativos de la Copa del Mundo, fue agredida por un miembro de la comunidad latina en Doha, quien irrumpió en su departamento y le propinó varios golpes. Shietekat llegó a Doha en febrero de 2020 y el hecho se produjo el 6 de junio de 2021. Ella denunció el suceso ante la policía, pero dado que la ley no protege a las mujeres, se le acusó del delito de zina o bien de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio o prematrimoniales, por lo que recibiría una pena de 7 años de prisión y 100 latigazos. Se le dijo que podía evadir la pena si se casaba con su agresor. Shietekat recibió una mala asesoría consular de parte de las autoridades mexicanas, quienes no le advirtieron de los problemas que se podrían desencadenar en una sociedad como la qatarí a la hora de denunciar. En febrero de presente año, el canciller mexicano, de visita en Qatar, ofreció asesoría legal a Shietekat, cubriendo incluso los honorarios de su abogada y el 4 de abril el proceso legal concluyó en beneficio de la mexicana. Empero, no todas las mujeres, nacionales o extranjeras que se encuentran en Qatar pueden contar con apoyos como el descrito, lo que limita considerablemente sus opciones ante abusos o situaciones de acoso que enfrenten.

Los derechos humanos de los inmigrantes han sido un tema ampliamente debatido, en especial debido a la exposición que el país ha tenido desde 2010, cuando la FIFA designó a Qatar como sede de la Copa del Mundo de 2022. Diversos organismos defensores de los derechos humanos acusan que la construcción de las fastuosas obras de infraestructura requeridas para la realización de la justa deportiva, llevaron a una sobre explotación laboral, a jornadas agotadoras de trabajo en condiciones de calor extremo y a la muerte de alrededor de 6 500 trabajadores desde 2010 a la fecha. En el mundo occidental se han alzado voces que solicitan al gobierno qatarí la indemnización a familiares por la muerte de los obreros que perecieron en el desarrollo sobre todo de faenas de construcción.

Gráfico 5

Fuente: Banco Mundial.
En otro orden de ideas y siguiendo con las características demográficas del país, a principios del siglo XX, la población era esencialmente nómada, pero esto ha cambiado al paso del tiempo. Qatar ha sido un país urbano en atención a que la capital, Doha, concentra a gran parte de la población. Aun así, como se observa en el gráfico 6, mientras que en 1960 el 85 por ciento de la población vivía en las ciudades, en la actualidad la cifra llega al 99 por ciento.

La tasa de fertilidad en el país ha disminuido sustancialmente al pasar de 7 hijos por mujer en 1960 a 1. 8 en 2020, con lo que Qatar no cumple con los criterios demográficos de reemplazo que reconocen los expertos en estudios de población. Aun así la inmigración posibilita el predominio de jóvenes en el mercado laboral. Es de destacar también la notable tasa de reducción en la mortalidad infantil. Mientras que en 1969 eran 55 defunciones de niños o niñas por cada 1 000 nacidos vivos, en 2020 la tasa había bajado a 5.

Gráfico 6

Fuente: Banco Mundial.
En Qatar las enfermedades isquémicas del corazón son la principal causa de defunción en el país, como se observa en el cuadro 1. La segunda son los accidentes de tránsito. También, las enfermedades asociadas a estilos de vida están presentes con la diabetes mellitus en la tercera posición, las embolias y la cirrosis, respectivamente, en cuarta y quinta posiciones. En el sexto lugar se encuentra la insuficiencia renal y en el séptimo el daño autoinfligido, seguido del cáncer de pulmón, caídas y defectos congénitos.

A partir del 1 de enero de 2019, el gobierno qatarí incrementó en un 100 por ciento el precio al alcohol, tabaco y carne de cerdo. El llamado “impuesto al pecado” buscaría reducir el consumo de estos productos cuyo consumo está prohibido por la ley islámica. Sin embargo, dado que gran parte de la población es extranjera y consumo estos bienes, el aumento de los costos afecta sus bolsillos pero igualmente buscaría elevar la recaudación fiscal ante la enorme dependencia, ya citada, de la explotación de hidrocarburos para las finanzas públicas. Este también fue un tema importante a propósito de la celebración de la Copa del Mundo, toda vez que el consumo de alcohol (cerveza) en los estadios estaría prohibido.

Gráfico 7

Fuente: Banco Mundial.
En Qatar el 22 por ciento de los adultos varones y el 2 por ciento de las adultas mujeres consumen tabaco. En lo que hace al suicido, si bien el país tiene una tasa de 5. 86 por cada 100 mil habitantes, inferior a la media mundial (9. 5 por cada 100 mil habitantes), se ha documentado en diversos medios el suicidio entre trabajadores inmigrados al igual que el de mujeres.

Gráfico 8

Fuente: Banco Mundial.
El sistema de salud de Qatar

En general existen principalmente cuatro sistemas de salud en el mundo, a saber:

El mutualista o bismarckiano, basado en cotizaciones como fuente principal de financiamiento, que se basa en las aportaciones obligatorias del trabajador y de la empresa en la que labora para su solvencia. Este sistema prevalece actualmente en Alemania y también en Austria, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Japón. Al modelo bismarckiano también se le conoce como modelo de los seguros sociales.
El modelo Beveridge. Este sistema nació en 1942, en plena segunda guerra mundial de la mano de Lord William Beveridge, en el cual el Estado se hace cargo del financiamiento del sistema de salud unificando el sistema de seguridad social bajo su égida, a través de impuestos. Este modelo también se aplica en Francia -donde Pierre Laroque encabezó los esfuerzos para brindar protección social a la población, de manera que en 1946 se creó el sistema nacional de seguridad social-, Suecia, Dinamarca, España e Italia, entre otros.
El liberal, cuyo principal representante es Estados Unidos. Conforme a sus premisas, la salud es un bien de consumo donde son las libres fuerzas del mercado las que distribuyen los recursos sanitarios a la sociedad. El Estado no tiene la responsabilidad de promover la salud y su participación es marginal, dirigiendo su atención sobre todo a grupos desfavorecidos o carentes de recursos. El usuario paga directamente al proveedor o bien, lo hace a través de compañías privadas de seguros. Si bien el modelo favorece la competitividad entre los proveedores y da libertad a la sociedad de elegir al de su preferencia, cubre de manera imperfecta el aprovisionamiento de servicios de salud, dejando fuera numerosos padecimientos y también a diversos sectores de la población, incluso a aquellos que cuentan con un seguro privado.
El socialista o Semashko, creado en la década de los años 20 del siglo pasado tras el triunfo de la revolución de octubre. Lleva el nombre de Nicolai Semashko, quien fuera Ministro de Salud de la URSS de 1918 a 1930. Actualmente subsisten ya muy pocos ejemplos basados en el modelo Semashko, siendo Corea del Norte y sobre todo Cuba, sus máximos exponentes. En este modelo el financiamiento corre por cuenta del Estado e incluye a la totalidad de la población. Por lo tanto, tiene cobertura universal y gratuita. Las ventajas son evidentes: se apuesta por la medicina preventiva y la educación y alfabetización sanitarias para elevar la salud de la población. Con todo es un sistema rígido y burocrático.
Cuadro 1

Principales causas de defunción en Qatar en 2019

Fuente: Center for Disease and Control Prevention.

El sistema de salud de Qatar es público y gratuito para los residentes y público/privado para los extranjeros, es decir que es una mezcla del sistema Beveridge y del liberal. Los extranjeros con permiso de residencia pueden adquirir la tarjeta sanitaria a un precio de 20 dólares anuales, la cual les permite utilizar el sistema de salud pública, que es de buena calidad, con costos reducidos. En Qatar también existen servicios de salud privados que son sumamente costosos y su uso es posible para quienes puedan pagarlos o bien quienes posean un seguro de gastos médicos contratado por el empleador.

El sistema de salud es regulado por el Consejo Supremo. Dos entidades son responsables de la salud en el país. Una es la Corporación de Atención Primaria en Salud, que dirige 27 centros regionales en todo Qatar. Asimismo existe la Corporación Médica Hamad, proveedor público de servicios de salud sin fines de lucro. La Corporación Médica Hamad administra cinco hospitales y 24 centros de salud primaria y clínicas comunitarias en el país. En general los médicos o hablan inglés o bien el usuario puede solicitar un intérprete, aunque en los hospitales privados es más sencillo encontrar personal médico bilingüe.

El gasto en salud en Qatar como porcentaje del PIB es bajo, como se puede observar en el gráfico 7, habiendo pasado en el año 2000 de 1. 97 por ciento al 2. 91 por ciento en 2019. Ello podría explicarse porque la cobertura pública de salud está reservada mayormente a los qataríes que tienen una base demográfica de apenas el 11 por ciento de la población total.

Gráfico 9

Fuente: Banco Mundial.

En Qatar no existe un sistema de seguro médico obligatorio. El gobierno introdujo un sistema de proveeduría de servicios médicos para los ciudadanos qataríes en 2013, y la intención era extenderlo a los extranjeros, pero la idea fue abortada luego de que se analizaron los enormes costos que implicaría.

Los servicios de salud privados se han ampliado en los últimos años en el país debido a la gran cantidad de extranjeros que residen en Qatar y también porque muchos empleadores ofrecen seguro de gastos médicos a sus trabajadores. Los principales hospitales privados en Qatar son el Hospital Al Ahli, la Clínica Doha, el Hospital Al Emadi y el Hospital Americano.

El gasto en salud per cápita en Qatar se ha triplicado entre 2000 y 2019 -esto medido en dólares de Estados Unidos. Esto parece congruente con la reducción del gasto de bolsillo en salud, que en el año 2000 equivalía al 30 por ciento del gasto total en salud, en tanto que para 2019 la cifra se había reducido al 12. 33 por ciento.

Gráfico 10

Fuente: Banco Mundial.
Qatar tiene una población longeva con una esperanza de vida de 80 años en promedio, siendo de 82 años para ellas y de 79 para ellos. No obstante esta longevidad, existen desafíos en materia de salud mental para la población. Existe una estigmatización social hacia las personas con enfermedades mentales. En 2015, un estudio desarrollado por el Ministerio de Salud Pública del país reveló que el 60 por ciento de los interrogados tenía poco o nulo conocimiento sobre temas de salud mental. En otro estudio se encontró que el 25 por ciento de los adultos que acudieron a consulta médica, padecían algún desorden mental. En el país hay pocos lugares para el tratamiento de enfermedades mentales, pocas instalaciones y hospitales psiquiátricos y camas de hospital escasas. La Estrategia Nacional de salud de Qatar 2018-2022 se ha propuesto mejorar las capacidades para enfrentar las enfermedades mentales y se privilegia la prevención sobre las medidas paliativas y reactivas.

Gráfico 11

Fuente: Banco Mundial.
En 2021 el 1. 87 por ciento de la población era mayor de 65 años. Esto significa que el país se mantiene mayoritariamente joven, si bien la situación cambiará con el tiempo. En la Visión nacional de Qatar 2030, el gobierno busca atender la creciente demanda de servicios médicos para lo cual se requieren estrategias innovadoras considerando la enorme dependencia que tienen las finanzas públicas del país de los precios internacionales de los hidrocarburos. Con enfermedades crónico degenerativas no transmisibles como la principal causa de muerte en el país, los tratamientos, que son sumamente costosos, cada vez serán más requeridos, con las consiguientes presiones financieras para el Estado. Ello ha llevado a involucrar más al sector privado en el aprovisionamiento de servicios de salud para los trabajadores.

El país, al igual que en el resto del mundo, enfrenta una transición epidemiológica asociada con estilos de vida obesogénicos, por lo que las principales causas de muerte en Qatar están asociadas a dichos factores de riesgo. Hacia 2014 se tenía identificado que el 42. 3 por ciento de los adultos presentaban obesidad y que este problema aquejaba también a los infantes.

Gráfico 12

Fuente: Banco Mundial.
El país dispone de pocas camas de hospital por cada 1 000 habitantes. En 1970 la proporción era de apenas 5. 5, mientras que en 2017 había bajado a 1. 3. En lo que toca al personal de enfermería, Qatar tiene la proporción más alta entre los países de la región, con 7. 2 enfermeras/os por cada 1 000 habitantes. Al igual que ocurre con otras actividades económicas en el país, el sector de la salud depende del reclutamiento de extranjeros. Ello ha llevado a fomentar la permanencia de los recursos humanos formados dentro del país, pero, aun así, es difícil cubrir las vacantes en el sector salud con especialistas locales. Esto también entraña el reto de fomentar una cultura de respeto y tolerancia a los profesionales de la salud extranjeros que se desempeñan en tareas de salud en Qatar.

Gráfico 13

Fuente: Banco Mundial.
Lecciones aprendidas: Qatar y el MERSCoV

Como es sabido, hasta ahora se han identificado siete tipos de coronavirus: cuatro de ellos (HCoV-229E, HCoV-OC43, HCoV-NL63 y HCoV-HKU1) son muy comunes y algunos están presentes en el resfriado cotidiano junto a otros agentes patógenos como los rinovirus, por lo que se estima que una proporción muy alta de la población ha desarrollado defensas frente a ellos estando mayoritariamente inmunizada. Además de estos cuatro coronavirus, han aparecido de forma más reciente otros tres, de los que el SARSCoV2 es el más famoso si bien sus otros dos hermanos debutaron en el presente siglo encendiendo las alertas de la comunidad científica, debido a la incidencia y distintos grados de letalidad: se trata del síndrome respiratorio agudo severo (SARSCoV) y del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERSCoV).

Imagen 1

Vectores/reservorios de coronavirus

El MERSCoV es una enfermedad respiratoria vírica provocada por un coronavirus que fue detectado por primera vez en Arabia Saudita en 2012. Los síntomas típicos del MERSCoV son fiebre, tos y dificultades respiratorias. Es habitual que haya neumonía. También se han registrado síntomas gastrointestinales, en particular diarrea. Algunos casos de infección por MERSCoV no presentan síntomas, aunque den positivo para el virus en las pruebas de laboratorio. La mayoría de estos casos asintomáticos se han detectado tras exhaustivos rastreos de los contactos de casos confirmados. Aproximadamente entre el 35 y el 40 por ciento de los casos de MERSCoV notificados han desembocado en la muerte del paciente lo que significa que su tasa de letalidad es la más alta respecto al SARSCoV y el SARSCoV2. Desde su aparición, se confirmaron más de 2 587 casos en el mundo y 891 defunciones. En Corea del Sur, el país que detrás de Arabia Saudita fue el más golpeado por el MERSCoV se logró reducir la tasa de letalidad que, de todas formas ha sido alta cuando se le compara con otras enfermedades respiratorias: 20 por ciento. Si bien la mayoría de los casos humanos de MERSCoV se han atribuido a la transmisión de persona a persona en entornos sanitarios –i. e. hospitales-, los datos científicos actuales indican que los dromedarios son un importante reservorio de MERSCoV y una fuente animal de infección humana. Muchas personas toman leche cruda de camellos, lo que se estima que les transmite la enfermedad. Sin embargo, se desconoce la función específica de los dromedarios en la transmisión del virus y cuáles son exactamente las vías de transmisión. En varios países, como Arabia Saudita, Egipto, y Omán, se han aislado en dromedarios cepas de MERSCoV idénticas a las cepas humanas. No parece que el virus se transmita fácilmente de una persona a otra a menos que haya un contacto estrecho, por ejemplo, al atender a un paciente sin la debida protección.

Desde 2012 se han notificado casos de MERSCoV en 27 países, a saber: Alemania, Arabia Saudita, Argelia, Austria, Bahréin, la RP China, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Grecia, Italia, Jordania, Kuwait, Líbano, Malasia, Omán, Países Bajos, Qatar, Reino Unido, República de Corea, Irán, Tailandia, Túnez, Turquía y Yemen. Con todo, el 84. 2 por ciento de todos los casos humanos se han notificado en Arabia Saudita, donde la enfermedad es considerada endémica.

El primer caso de MERSCoV en Qatar se presentó en 2012. Un estudio realizado en el país entre 2012 y 2020 reveló que el 54 por ciento de todas las personas infectadas en el país eran qataríes, en tanto 29 por ciento fueron individuos procedentes del sur y sureste de Asia y el 18 por ciento africanos. 54 por ciento de los casos tenían una historia de contacto constante con camellos entre quienes el 25 por ciento eran pastores, 18 por ciento poseían granjas de camellos y 11 por ciento estaban involucrados en carreras de camellos. En Qatar en total se produjerom 28 casos y siete defunciones.

Gráfico 14

Fuente: Banco Mundial.
El MERSCoV atacó especialmente a hombres de mediana edad (entre 36 y 66 años). La tasa de letalidad en las personas infectadas varió entre un 24. 2 y un 60 por ciento, siendo factores explicativos la edad avanzada, la presencia de enfermedades crónico degenerativas no transmisibles como obesidad, diabetes, hipertensión, cánceres, enfermedades crónicas del corazón, pulmones y renales y sistemas inmunológicos deprimidos. Con todo, el MERSCoV es considerada una enfermedad rara en Qatar y los casos que se presentaron en el país tenían una historia de viajes a Arabia Saudita o contactos con camellos infectados con el virus. En los hospitales de Qatar no se reportaron infecciones graves en el personal de salud y ante la ausencia de una terapia efectiva para enfrentar la enfermedad, la atención de las autoridades sanitarias se centró en conocer más sobre el reservorio/vector, desarrollar medidas robustas de control de la infección y una identificación temprana de casos de MERSCoV. Asimismo, a diferencia de Arabia Saudita que es un centro de peregrinaciones de primer orden -lo que ayudó a la propagación de la enfermedad a partir de 2012- Qatar enfrenta sí la presencia de extranjeros en su territorio, pero no en las proporciones de su vecino, ni por las mismas razones.

El MERSCoV es una enfermedad endémica en la región. En el presente año, en mayo, una persona murió y otra se infectó y sobrevivió en Qatar, encendiendo las alertas de la comunidad internacional de cara a la Copa del Mundo. Empero, la vigilancia epidemiológica en el país es apropiada y las medidas preventivas parecen haber surtido efecto.

Qatar y el coronavirus

El primer caso de una persona con COVID-19 en el país fue confirmado el 27 de febrero de 2020. Se trata de un qatarí que ingresó al país procedente de Irán. Desde entonces y hasta el momento de escribir estas líneas, Qatar ha tenido 475 897 casos confirmados y 684 defunciones. En los pasados 28 días, los casos confirmados han sido 10 496 con cero defunciones. Al 14 de noviembre del presente año, el 99 por ciento de la población contaba con esquema completo de vacunación, en tanto el 67 por ciento tenía dosis adicionales de alguna de las vacunas contra el SARSCoV2 aprobadas por las autoridades del país que son Sputnik V, Astra-Zeneca, Covaxin, Sinovac, Sinopharm, Johnson & Johnson, Moderna y Pfizer BioNTech.

Qatar realizó varias acciones previas al arribo del primer caso de COVID-19 al país. El 5 de febrero de 2020 comenzaron las pruebas a personas sospechosas de haberse contagiado. Todas las pruebas de COVID-19 se realizaron en laboratorios de la Corporación Médica Hamad, la que tiene el 95 por ciento de camas de hospital del país. A través del Ministerio de Salud Pública se realizó un escrupuloso rastreo de contactos de personas infectadas.

Entre el 28 de febrero y el 30 de marzo de 2020, las autoridades qataríes no aplicaron restricciones de viaje. Fue el 31 de marzo cuando se interpusieron restricciones a todos los vuelos que ingresaran a Qatar, lo que detuvo el flujo de personas y visitantes al país. Las autoridades también ofrecieron a pasajeros que ingresaban a su territorio espacios para la cuarentena de manera gratuita. Los viajes para salir del país no experimentaron grandes obstáculos, si bien se fueron reduciendo dado que las restricciones internacionales al tráfico aéreo redujeron la disponibilidad de vuelos en todo el mundo y se produjeron también límites a la salida de trabajadores esenciales como los del sector salud, a menos que se tratara de alguna emergencia.

Otras medidas incluyeron el cierre de tiendas, centros comerciales, restaurantes, cines, la cancelación de grandes eventos deportivos y conferencias, la suspensión de clases en escuelas y universidades y el mandato del trabajo desde casa para el 80 por ciento del personal empleado en el sector público y privado. El uso de mascarillas/cubrebocas se hizo obligatoria e ignorar esta disposición tendría una sanción de tres años de prisión. Se creó la app Ehteraz que era obligatoria para que la población se registrara y de esta manera se pudiera hacer un rastreo más escrupuloso de casos probables y contactos.

Los extranjeros residentes en Qatar fueron afectados considerablemente respecto a los qataríes ante la irrupción del SARSCoV2. En un estudio sobre los primeros meses de la enfermedad en el país se encontró que la población masculina fue la más afectada, a razón de 88. 9 por ciento de todos los casos presentados; que las nacionalidades más golpeadas fueron indios (27. 6 por ciento), bengalíes (18. 9 por ciento), nepaleses (18. 4 por ciento) y pakistaníes (6. 2 por ciento). Comparativamente la proporción de qataríes afectados fue del 8. 7 por ciento.

Cuando se analiza la tasa de letalidad de la enfermedad en Qatar frente a otros países, hacia el 10 de agosto de 2020 el país presentaba la cifra de 0. 16 por ciento, frente a la del 15 por ciento mostrada en el Reino Unido, o la del 3. 2 por ciento reportada en Estados Unidos. A diferencia de otros países del orbe, donde la edad avanzada de los pacientes fue determinante en las altas tasas de letalidad, en Qatar no fue el caso y la enfermedad aquejó mayormente a una población joven que pudo recuperarse sin grandes complicaciones en la mayoría de los casos.

Otros factores a ponderar entre las consecuencias de la pandemia incluyen a la migración, por parte de las empresas, a actividades en línea. Previo a la pandemia sólo los grandes consorcios hacían uso de las plataformas virtuales pero la enfermedad obligó a favorecer el tránsito a encuentros y transacciones en línea.

Qatar también se benefició de las acciones emprendidas por Japón para la celebración de los Juegos Olímpicos 2020-2021, al igual que de los Juegos Olímpicos de Beijing de 2022. Qatar también ha celebrado eventos deportivos en plena pandemia con estrictas medidas de vigilancia epidemiológica que aportaron experiencias valiosas, destacando la Copa Amir (diciembre de 2020) al igual que la Copa Asiática de Fútbol en que albergó 77 partidos con limitada asistencia del público y controles sanitarios para los jugadores y sus equipos. Entre las medidas adoptadas -que se flexibilizaron recientemente antes del inicio de la Copa del Mundo Qatar 2022- figuraron certificados de vacunación para ingresar al país, la presentación de pruebas de antígenos y el establecimiento de centros para la aplicación de pruebas rápidas de COVID-19 en diversos puntos con notable afluencia de personas.

A pesar de la variante ómicron y otros linajes subsecuentes, la alta tasa de vacunación aplicada en Qatar ha permitido contener la enfermedad y el hecho de que en los pasados 28 días no se haya registrado una sola defunción asociada al SARSCoV2 genera un ambiente de certidumbre para la celebración de la Copa del Mundo. Es por ello que a partir del 1 de noviembre fueron eliminadas restricciones como la exigencia de pruebas PCR o de antígenos para ingresar al país, al igual que el requisito de registrarse en la app Ehteraz. Con la expectativa de recibir 1. 2 millones de visitantes al país en el marco de la Copa del Mundo, Qatar no sólo pone a prueba su imagen internacional y su poder suave, sino también su aprendizaje en materia de salud en el marco de una pandemia que aún no termina.

María Cristina Rosas
mcrosas@unam.mx
Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here