sábado, abril 13, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Todo el cariño a un protagonista en los medios y la cultura del Carmen y el sureste mexicano !

Orgulloso de ser parte del universo familiar que tiene en el a un referente de grandes obras y tareas que dejan huella en muchas generaciones.

Y hoy mi tío Humberto nos sorprende con este material que en mucho lo identifica como el profesor,comunicador ,padre y gran ser humano apasionado a una tarea diaria a favor de su Carmen ,su isla ,su casa.

Se los comparto

Mis días de aislamiento y mis reflexiones a causa del coronavirus.

Por Prof. Humberto Muñoz Lara.

El día 20 del mes de junio próximo, si Dios me da vida, estaré cumpliendo 99 años de edad. Son muchos, ¿verdad? y quiero decirles que a estas fechas, yo me siento bastante bien, tanto física como mentalmente. Desde aquí, quiero agradecer a mi familia, particularmente a mi esposa Dulce María que me ha acompañado cerca de 60 años, a mis hijos y a todos mis amigas y amigos que siempre me han brindado su cariño y su amistad. Muchos ya no están con nosotros porque se han adelantado al viaje del cual no se retorna; pero a estos, los llevaré siempre en el corazón.

A los otros amigos, que por cierto, he extrañado mucho en estos últimos días, por el aislamiento que estamos viviendo debido a esta terrible enfermedad, quiero anticiparles que en esta ocasión, tal vez no podamos reunirnos como en años anteriores para celebrar el día de mi cumpleaños, pero en fin, el tiempo lo dirá.

Me permito igualmente recordar a mis amigos, así como a las personas que se enteren de estas modestas reflexiones, que la pandemia que por estos días nos ha estado afectando a nivel mundial, no es la primera que ocurre, pero sí, la más dañina que he vivido a lo largo de mis casi 99 años de existencia. En pleno apogeo de la peste bubónica vine al mundo; pero ya antes la humanidad se había visto afectada por la influenza española, luego la tuberculosis, el tifo, la viruela y otras enfermedades más, que provocaron la muerte de miles y miles de personas en diversos lugares del mundo. Pero al final, muchas de las personas a quienes les tocó vivir estos males, lograron salir airosos y continuar de nuevo y con mucha fortaleza.

Pero ahora el daño es más catastrófico para la humanidad a pesar de los adelantos de la ciencia. Sin embargo, aspiramos a que cuando esta pandemia termine, seamos otros: mejores personas y mejores ciudadanos.

Seguramente vamos a tener una mejor sociedad, más democrática y más honesta. Esto es algo de lo nuevo que vamos a vivir. Después de haber sentido este aislamiento, uno esperaría para el futuro que no sigamos viviendo en la simulación, en el engaño, afectando a la gente y menos a los pobres que existen en todas partes del mundo y que son los que menos tienen y más lo necesitan.

Que no podamos seguir usando ni sirviéndonos de la generosidad de la gente humilde. Que los políticos de cualquier grupo o partido, no sigan engañando a la gente, usando sus espaldas para escalar a nuevos puestos y como siempre ocurre, encumbrarse en el poder para satisfacer sus intereses personales.

Esta podría ser mi reflexión en esta etapa de la vida con la presencia del coronavirus. Quiero también hacer un llamado urgente a los jóvenes, para que se alienten, se motiven, que sean positivos, que empleen parte de su tiempo para ejercer y desarrollar la creatividad, la lectura, la investigación, el amor al prójimo y a la vida. Al margen de intereses mezquinos y de doble moral.

Continúo estos apuntes y estas reflexiones, pidiéndole al Todopoderoso que me permita llegar a mi cumpleaños número 99 en buenas condiciones de vida, porque tengo todavía cuatro proyectos por cumplir y disfrutar a satisfacción.

El primero, ver desarrollarse las actividades programadas para la conmemoración de los 75 años de la fundación del Grupo Brecha, que por causas de fuerza mayor fueron pospuestas para el mes de octubre, si las circunstancias lo permiten.

El segundo, concluir y presentar un libro del cual, tengo ya un 75 por ciento de avance y que es dedicado al mismo grupo, bajo el nombre de “Memorial de una BRECHA de Cultura”.

El tercero, es otro libro con el nombre de “Momentos Inmortales”, una obra que contendrá fotografías que se han venido publicando en las páginas del periódico La Opinión, desde hace ya 23 años, las cuales plasman la vida de los carmelitas, a quienes tengo mucho que agradecerles, por todo lo que han hecho por mí, en estos 77 años desde mi arribo a la bella y maravillosa Isla del Carmen.

Y el cuarto, y último por el momento, asistir y estar presente en la boda de mi nieto Edgar Gilberto, fecha que yo espero con mucha ilusión.

Concluyo estas reflexiones diciéndoles a mis amigos que todos estos momentos tan difíciles que hemos estado viviendo con motivo de esta contingencia, van a pasar. ¿Cuándo? No lo sé, pero van a terminar algún día, tal vez cuando ya esté en servicio de la humanidad la ansiada y esperada vacuna.

Pero por lo que yo mismo he podido vivir y observar en este lapso de tiempo, considero que hemos obtenido también algo bueno. Lo he visto incluso con los míos y otras familias cercanas, es la oportunidad de volver a vivir en familia, Una actitud que muchos no lo practicaban hace muchos años; Los estudios de los hijos, el trabajo, así como otros compromisos, los mantenían alejados unos de otros.

Estos días de aislamiento obligatorio, “Quédate en Casa”, ha permitido volver a convivir en familia, como lo hacían cuando los hijos eran todavía niños. En este tiempo, las familias han podido tomar sus alimentos juntos, platicar, jugar, hacer ejercicio, etc. A esto, también hay que darle valor y considerarlo como actitudes muy positivas. Ojalá, y así lo deseo, esta felicidad, este amor, y este acercamiento, los cuales hemos disfrutado por las circunstancias que estamos viviendo, lo continuemos haciendo en el futuro. Eso es parte de lo bueno que nos espera para cuando estos males terminen.

Hay que recordar, que estas actitudes y lo demás, son cosas que están siempre cerca de los ojos de Dios.

Populares