lunes, mayo 20, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Un sexenio desastroso para la calle 60 de la Mérida que se nos fue.

Por Sergio Grosjean

Solo un año y pocos meses de este sexenio vio la luz la calle 60, ya que raíz de la llegada de la pandemia a Yucatán, el gobierno del estado tomó la deatinada decisión de dilapidar el dinero en cientos de maceteros con el pretexto que la gente guarde su distancia. Obviamente solo sirvieron para 3 cosas: para nada, para ?&^%&!%@$ y para que algunos reciban jugosos dividendos.

Varias voces e incluso algunas cámaras empresariales le explicaron al inquilino del palacio estatal (que por cierto nunca ocupó), que era un error no retirarlos a la brevedad posible pues afecataban de manera determinante al comercio, y en una reunión con empresarios a quienes por cierto les quitaron el cel. antes de entrar al recinto, le explicaron la compleja problemática, y este, con su clásico estilo soberbio según me contaron amigos que asistieron, dijo: «ma» (no).

Pasaron unos años hasta que por fin los retiraron en compañia de una nueva ocurrencia: convertir la calle 60 en una pinchurrienta plaza comercial, y con ello, nuevamente reventarle la vida a los comercios y a los pocos que habitan en esas calles que ni un mes tuvieron de descanso, y todo bajo la complicidad de los CORRUPTOS arquitectos del INAH

Este modelo que adaptaron para la calle 60 ha sido la agresión más notable al paisaje vernáculo de nuestro centro histórico en la historia, como que si de lo que se tratara es cambiar de un plumazo la historia y destruir al comercio de la zona.

El problema es que además del agresivo diseño, las secuelas que dejará son incalculables, pues ni se ha hecho la entrega y gran cantidad de baldosas se han roto, y cuando lleguen las primeras lluvias la base de los adocretos se moverá y comenzarán a romperse como caen las fichas de dominó.

Evidentemente las rejillas que dejaron para que el agua de las lluvias no inunde las calles no tienen la capacidad de absorción e irremediablemente los predios se inundarán. Muchos esperamos equivocarnos pero lo dudo. Viví gran parte de mi vida en esa vía y durante décadas se buscaron varias fórmulas hasta que se aplicó la solución adecuada.

Curiosamente fue la misma que se ejecutó cuando se pavimentaron las primeras calles a principios del siglo XX, que fue la de hacer un pozo en cada esquina de cada cuadra, es decir; cuatro pozos en cada cruzamiento. El grave problema ahora es que se dejó la calle con pendiente hacia los predios y cuando lleguen las copiosas lluvias los huequitos qué dejaron en algunas baldosas no tendrán la capacidad de absorción e irremediablemente el agua entrará a los predios.

Ojalá y rectifiquen y pongan rejillas que tengan la capacidad de absorber el agua y hagan más pozos pluviales. Estamos a tiempo. No esperen a que caiga el niño para tapar el pozo. Las imágenes de la izquierda fueron lo que prometieron y a la derecha lo que parece que van a entregar.
Calle 60 con la 51.

Finalmente, no se que opinen ustedes, pero en lo personal (cada quien tendrá su opinión y muy respetable), no veo una sola esperanza con los candidatos del partido que me digan, porque tal parece que todos persiguen un botín más allá de la búsqueda del bien común, y en sus discursos está el mensaje. Y el que no me crea solo escúchelos y observe como brincan de partido en partido sin un ápice de moral y principios, siendo que por desgracia, muchos de ellos gobernarán. Esta historia continuará…

Sergio Grosjean Abimerhi 02/05/2024

Populares