martes, julio 16, 2024

Top 5 Semana

Noticias

México importa 70% de gasolina; el difícil camino de la autosuficiencia

Lograr la autosuficiencia energética, desde luego, es deseable. El presidente López Obrador habló de tener la autosuficiencia para el siguiente año, 2024. Sin embargo, se está terminando el sexenio, y a pesar de los impulsos a Pemex, la petrolera no ha podido importar menos combustibles, en particular, no ha podido dejar de comprar gasolina del exterior.

Seguimos importando el 70% de gasolina

Petróleos Mexicanos sigue importando hasta el 70% de la gasolina consumida en el país. Es más. Cuando la nueva refinería de Dos Bocas esté trabajando a todo su potencial, los especialistas estiman que produzca más de 170 mil barriles diarios. El consumo actual de gasolina en el país es de alrededor de 700 mil barriles diarios. Deer Park produce 179 mil barriles diarios de gasolina (cifras de Pemex). Y las otras seis refinerías producen poco, y lo hacen teniendo como remanente el combustóleo, que, por contaminante, sólo la CFE lo ha aceptado.

Seguiremos dependiendo de la importación de gasolinas. Pero ¿eso es malo? No necesariamente. Hoy en día la gasolina se puede importar, y a precios bastante accesibles.

¿Si importamos gasolina, no tendremos autosuficiencia energética? Tampoco es cierto. La gasolina se puede almacenar, y tener compras a futuro para asegurar su consumo.

El problema con producir gasolina es el costo. Hoy casi nadie en el mundo construye refinerías porque sale muy caro, y es apostar al pasado. Hoy todo mundo está viendo hacia energías renovables, incluso el propio presidente López Obrador, quien ha sido impulsor de su Plan Sonora e inversiones como la de Tesla, que necesitarán de energía renovable.

Dos Bocas, muy cara

Dos Bocas salió carísima. El precio se disparó. Ya hemos visto que la planeación no es el fuerte de la actual administración. Sólo que una refinería que iba a costar, ya de por sí cara, 6 mil millones de dólares… se fue a 12 mil mdd, de manera conservadora, pues ya se insiste en que el precio real será de 16 mil mdd. Dos Bocas está saliendo igual de cara que el criticado Aeropuerto de Texcoco, y, claramente, sin el mismo impulso económico. Dos Bocas le ha dado poco valor a Pemex, y junto con las otras seis refinerías, ha sido costoso su impulso, sin tomar en cuenta que la producción será, sobre todo, gasolina, cuando la industria automotriz se ha volcado a la producción de autos híbridos y eléctricos.

Cuauhtémoc Cárdenas y su crítica

El presidente López Obrador celebró el 18 de marzo, el Día de la Expropiación Petrolera, realizada por el general Lázaro Cárdenas. Sin embargo, ¿nuestro petróleo está en riesgo? No es así. Por eso fueron interesantes las declaraciones de Cuauhtémoc Cárdenas, el líder histórico de la izquierda mexicana, quien apuntó que Dos Bocas sí va a ayudar a refinar más gasolina, pero lo desafortunado es la triplicación de su costo (ya se habla de un costo mayor a los 16 mil millones de dólares, cuando el original era de 6 mil mdd).

En este contexto fue importante la renuncia de Lázaro Cárdenas Batel, el hijo de Cuauhtémoc Cárdenas, como coordinaor de asesores del presidente López Obrador.

Ramírez de la O: en 2023, Pemex no necesitará apoyo

La política energética del presidente López Obrador, al principio del sexenio, fue regresar al petróleo y a las energías fósiles. Se buscó la autosuficiencia energética, sobre todo en gasolina. Sin embargo, un Pemex tan endeudado y con problemas operativos, en cinco años no ha podido recuperarse, y menos porque ha mantenido la misma política que lo llevó a generar bajo valor, y ha sido la política de refinación. El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, acaba de decir en la Convención Bancaria que este año la Federación no deberá apoyar a Pemex. Pero todos los inversionistas saben que la deuda de la petrolera es deuda soberana, y sólo así puede colocar en los mercados. En estos cinco años, Pemex no ha podido salir adelante como se esperaba y, en cambio, sus finanzas se han deteriorado teniendo el gobierno que salir a respaldarlo. El mensaje para los inversionistas es que, si Pemex no puede, el gobierno federal respalda su deuda convirtiéndola en deuda soberana.

José Yuste

Populares